1 nov. 2010

Una Velada Inolvidable

Me hablarón de un pequeño pueblo costero muy agradable,  con un palacete recombertido en hotel muy acogedor.
Mirando por internet reservé una habitación, quería darle una sorpresa a Luna,  una velada inolvidable.
Llamé a Luna para invitarle a cenar el sábado por la noche, ella aceptó ilusionada, quedamos para las 8:30 de la tarde-noche,
llegué a casa de Luna sobre 8:15, toqué al telefonillo y me contestó: Sube aún me queda pintarme un poco. Cuando llegué a su puerta estaba entre abierta,
pasa pasa en seguida estoy ponte cómodo en la nevera hay cerveza sin alcohol, que si vas a conducir, mejorrr,
si mejor conteste. Cogi una cerveza y me volvi al salón, me senté en el sofá a esperar a que saliera Luna, cuando salió guauu casi me atraganto, estaba bellísima un traje rojo ajustado a su cuerpo dejando entreveer su magnífica figura, zapatos de tacón de aguja del mismo color, el pelo engominado con una cola, estaba que quitaba el sentiooo ufff.
Hola cariño que tal? Estoy bien? Magnífica contesté sonriendo y arracandole una carcajada a Luna, pero que tontín eres, sonriendome. Nos vamos? si venga dejo la cerveza en la cocina y nos vamos, cariño.
Cogimos el coche y nos dirijimos hacia el pueblo, puse un cd de música romántica, cuando me preguntó, donde me vas a llevar a cenar, cielo? sorpresa le contesté, solo te voy a decir que es un pequeño y acojedor  restaurante de comida italiana.
Uhmmm si me gusta dijo Luna.
Llegamos en 20 minutos  aparcamos justo delante del pequeño restaurante.
 Sali del coche y me fui para abrir la puerta a Luna, como buen caballero.
gracias cariño, eres todo un amor, dijo Luna.
Hola teniamos una mesa reservada.  
 Acompáñenme por favor, su mesa está lista.
En centro de la mesa dos velas  una rosa y una botella de vino italiano, daban ese toque muy romántico.
Uhmmm cariño te has superado dijo Luna,
aún no ha terminado la velada cariño, luego me dirás que tal ha sido la velada.
Pedimos unos entrantes y para acompañar un lambrusco.
De fondo sonaba música Italiana, brindamos cogidos de la mano, y mirandole a los ojos, por ti cariño porque esta velada sea tan  inolvidable, como  tu belleza. Gracias amor, segurísimo, siempre me sorprentes muy gratamente, contesto Luna. Cenamos y salimos a pasear por el paseo marítimo, la brisa era muy agradable ivamos abrazados, ella reposó su cabeza en mi hombro.
Ha estado inmejorable la cena cariño, aún sigue las sorpresas?
Si cielo ahora mismo lo verás. Cruzamos el paseo maritimo y doblando por una calle lateral, nos encontramos con el palacete reconvertido en hotel. Ella me miró y se le iluminó la cara, estaba rabiosamente hermosa, nos besamos apasionadamente ante la puerta de entrada al palacete.
Hola, tenemos una habitación reservada, si señor la habitación 305, en el tercer piso, llegamos a la habitación habri la puerta y dejé pasar primero a Luna.
la habitación era muy espaciosa, la cama grande con cabecero antiguo de rejas, en la pared enfrente de la puerta, a cada lado unas mesillas de noche antiguas, una cómoda con un pequeño sillón frente a esta, a la derecha el baño, y entre el baño y la cómoda una elegante chimenea, sobre la cómoda una botella de cava, dos copas y una caja de bombones.
Luna no salía de su asombro, guau cariño eres maravilloso mi niñoo. Sabes como sorprender a una mujer colgandote de mi cuello y acercaste tus labios a los mios besandome apasionanamente, mis manos se metieron por el abrigo para acariciar tu media espalda desnuda del escote del vestido mientras nos besábamos.
Nos separamos. Tus ojos brillaban maliciosos con una sonrisa de diablesa, me daba a entender que algo te estaba pasando por la cabecita uhmmm. Cogiste el sillón de la comoda lo pusite frente a la chimenea, encendiste solo las luces de las mesillas.
Puse música romantica mientra me quitaba el abrigo.
Me dijiste- Sientate cariño. Ahora quiero ser yo quien te sorprenda. No te muevas solo mirame y deleitate. Tú estabas de pie mirando la chimenea, dandome la espalda, empesaste a bailar muy sensualmente, tu cuerpo se movia a ritmo de la música, Tus manos recorrían tu cuerpo despacio insinuantes, marcando tus curvas, tus caderas, tus muslos, tus nalgas.
Seguias mirando al fuego de la chimenea, que parecia acompañarte en el baile.
Te diste la vuelta sin prisas, despacio, uno de tus dedos estaba sobre tus labios, sacaste la lengua y lo lamiste despacio. Después bajaste la mano hasta tu escote, bajandote muy despacio la cremallera del vestido sin parar de bailar, tus ojos estaban clavados en mí, siguiendo mis reacciones.
El vestido cayó deslizandote por tu cuerpo , por tus piernas hasta caer al suelo, tus manos jugaban con tus preciosos pechos y erguidos pezones, me lanzabas besos y sonreías, sabiendo lo que estaba sufriendo y disfrutando del stripteasse. Te acercaste a mi, colocaste un pie entre mis piernas. Te inclinaste un poco, tus manos acariciaban tus piernas, bajaste hasta el zapato, volviste a subir acariciandote las piernas muy sensualmente.
Acercaste tus labios a los míos pero al ir a besarte te separaste, dejandome con la miel en los labios y relamiendome, unos de tus dedos se posó en mis labios y después lo llevaste hasta tus labios, te quitaste un zapato primero, después el otro. Te alejaste un poco, tu silueta a veces hacia un contraluz según la intensidad de la luz que daba el fuego de la chimenea era una escena muy erótica,  mi diosa exiviendose para mí, mi pene ejercía más presión en mi pantalón. No apartaba los ojos ni un segundo de ti, de ese cuerpo contoneandose sensualmente a ritmo de la música.
Te lamiste un dedo, con la otra mano atrapaste uno de los pezones, pelliscandotelo jugando con él, con el dedo que estaba en tus labios, acariciaste la punta del pézon ya erecto por el masaje, Vi como cerrabas los ojos y te extremecias, veía el deseo y la excitación en tus ojos en cada uno de tus movimientos, mientras mi pene bombeaba y peleaba por salir de los pantalones. Te sentaste sobre mí de espaldas. Tus manos cogieron las mías. Recorrian con ellas tus muslos, la subiste hasta tu pubis, sin prisas seguiste moviéndolas hasta tus pechos. Te estremecias de placer, mi boca besaba tu cuello, ya no podía controlarme más, mi boca busco la tuya y esta vez si la encontré, mi lengua se sumergia en tu boca, tu lengua intentaba impedir mi exploración, haciendo una lucha salvaje y muy húmeda.
-Me has puesto muy malito¿lo sabes?
-Lo sé y lo noto mi cielo uhmmm.
Te levantaste y fuiste a por las copas de cava bebimos las copas de un solo trago, el hambiente y la situación habia hecho que tubieramos la boca seca, me cogiste la copa y la volviste a poner en la cómoda, y te acercaste de nuevo me besabas mientras me desnudabas muy lentamente, desabrochandome botón a botón mientras me dabas un beso cada vez, me quistaste la camisa lanzandola al suelo luego sin prisas me desabrochaste la correa, el botón y la cremallera del pantalón, dejando al aire el gran bulto que ejercia mi polla en el boxer. Te ivas agachando besando mi pecho hacia mi sexo erecto, arrodillada me empezaste a besar la punta de la polla con la lengua la metias en la rajita de mi capullo. Me estabas enloqueciendo de placer, te acariciaba el cabello cuando te la tragaste entera en la boca uhmmm jadeaba de placer, tenia los ojos cerrados disfrutando de este hermoso instante. 
Te volviste a levantar me empujaste para que me sentara en el sillón, te montaste encima y te clavaste mi polla de un golpe, soltandonos a lo unísono un grito de placer , empesaste a cabalgarme muy lentamente sitiendo como mi polla se perdia en tu coño muy lentamente hasta llegar a los huevos,  luego fuiste levantandote para volver a clavartela entera, tus pechos se movían a ritmo de tus movimientos acariciando tus pezones erectos mi boca, con mi lengua lamo esos hermosos pezones los muerdos con pasión y deseos tu gimes gritas rujes de placer te agarras a mi cuello aumentando el ritmo de la cavalgada, los dos gemimos al compás y llegamos al primer orgasmo al unísono.  Te desplomas en mi hombro besandome la oreja y el cuello, susurrandome al oido gracias gracias mi niño ha sido un gran polvazo, le conteste aún no ha terminado es muy larga la noche, ahora tu dejate llevar.  Hice que te pusieras en pie, no te muevas, le dije, mientras fui a buscar mi chaqueta para sacar tres pañuelos de seda negro. Dos los puse en la cama y con el tercero me dirigi a tu espalda, besandote el cuello y acariciando todo tu cuerpo, empezando por los hombros por las caderas y terminando en su hermoso culo, cojo el pañuelo y te vendo los ojos, susurrandote al oido, ahora disfrutarás como nunca, dejate llevar, si mi cielo me contestas gimiendo y sudando, te atraigo hasta la cama y te acomodo bocaarriba, besandote acariciandote todo tu cuerpo, te dejas llevar con tu cuerpo sudoroso y gimiendo como nunca sabiendo lo que te espera, tu fantasía hecha realidad, y que realidad.
Te cojo el brazo y te lo acaricio hasta la muñeca   llevandolo hasta el respaldo de la cama atandote la muñeca al cabecero,  suspiras, la respiración se te entrecorta, cojo el otro brazo lo beso hasta llegar a la muñeca y lo llevo hacia el cabecero atandola en otra barrote.  Te beso en la boca acariciandote los pechos, lamo tu cara hasta llegar a la orejita derecha la beso la muerdo suavemente mientras te susurro al oido, voy a ser que tengas el mejor orgasmo del mundo o mejor varios orgasmos hasta que tu cuerpo no puedas más.
Me separo y voy hasta los pies de la cama, cojo unos de tus pies y empiezo a masajearlo besandolo lamiendo cada dedo chupandolo, uhmm que delicioso manjar digno de los dioses, sigo lamiendo tu pierna llego a tus muslos veo la humedad que desprende tu coñito, tu clítoris inchado de placer, te separo los labios del coñito, lamo muy despacio primero toda la rajita hasta llegar a su clítoris, lo subsiono con mis labios le doy con la punta de la lengua tú ya estas  extaciada con movimientos convulcivos, meto un dedo en tu coñito mientras sigo lamiendo tu clitoris, me imploras que te folle sin contemplaciones que te inque mi polla hasta los huevos. No te hago caso, yo a lo mio, ahora muerdo con los labios de tu coñito, das un grito de placer ahhhh uhmmm, mientras con un dedo juego con el agujero de tu ano, te lo meto y gimes jadeas de placer moviendo las caderas al compás de mi lamida y de mi dedo. Ahora es el momento apuntando con el capullo  la boca del ano ya dilatado, con una ligera presión introduzco mi capullo en tu culo, Tú jadeas de placer.
-AHHHHHH UHMMM. Síiii, fóllame mi niño, asi, siii, clavamela rompeme elculo por favorrr.
-Sigo metiendotela hasta llegar a  los huevos, luego voy sacandola poco a poco,  volviendotela a meter de golpe.
-AHMMM UHMMMM SI SI ASI MATAME DE PLACER MI NIÑO UHMM. 
Ahora incremento el ritmo, con fuertes movimientos de caderas. 
-UHMM. Síiii, que rico culo tienes mi cielo.
 - Síiiii. Dame asi fuerteee. Mássss quiero que te corras dentro de mi culito, llenamelo de tu rica lecheee..   Fóllamelooo Másss Másss Síii, Si vamos mi reyyy, ahhh. Córrete en mi interior por favorrrr.
-Síiii, mi cielo me corrooo. No aguanto másssss... AHHHHHH.
 -Tú sintiendome te llega un gran orgasmo.  SI  Siiiiiii AHHHHHHHH.
Caigo sobre tu cuerpo y me quedo echado en tu espalda  lamiendo besando tu sudor, me echo a un lado y te besos en los labios atrayendote hacia mi cuerpo, quedandonos exaustos... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario