10 nov. 2010

Desierto


Yo andube sobre el desierto de tu cuerpo.
Desierto sin límites, compacto.
Buscando tu tan deseado oasis de deliosos Fluidos,
Vergel escondido, perla del desierto.
Movianse mis manos sobre esas dunas de tu pecho
solitario, perdido, sediento.
 Mi boca clamaba en tu arena saturada por tu bendita agua...
Mi boca reseca desmelenaba tus dunas con suaves brisas aventando tu arena,
En tu arena abrasada, la más sedienta boca que clama por un agua digna del mejor amante.
Que sepa hacerla manar de entre las arenas rubias de tus muslos,
como espejismos se me presentan ante mi mirada perdida mi ávida boca reseca y labios resquebrajados quemados por tu reflejo

2 comentarios:

  1. Delicioso espejismo, me encanta el reflejo que provoca el desierto.
    Besitosss DJ.

    ResponderEliminar
  2. Y yo deslumbrado, ciego de deseos por ese espejismo....
    Besitossss flor silvestre...

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario