22 ago. 2010

Amo tus labios sensuales


Yo amo tus labios sensuales
y el brillo de tu mirada
tus ojos negros, iguales
-sin la luz de tu sonrisa-
a la noche más cerrada

Pero sonríes, y el mundo
detiene entonces su prisa
la luz acude, sumisa,
a iluminar lo profundo,
oscuro e impenetrable
con brillo limpio y amable
y todo parece fácil...

Amo yo... tu cuerpo grácil,
y tu liviana cintura.
La curva de tu cadera
Muestra, dulce y zalamera,
esa increíble tersura
de tu piel lisa y suave
océano de mi dedo
que navega lento, quedo,
como en el mar una nave.

Amo tu entrega confiada
al refugiarte en mis brazos;
amo esos pequeños trazos
que, abstraída, despistada,
tu mano surca en mi pelo.

Y ese indefinible anhelo
que, a veces, cuando despierto
a la luz de la alborada,
me llega de tu mirada
preguntándome si es cierto
que nos hemos encontrado.

Amo pasear a tu lado
y ver caminar, pausadas,
esas piernas torneadas
que el buen Dios te ha regalado

Y, por encima de todo,
lo que más amo yo en ti
es ese suave recodo
que, en la ruta de tu sueño,
me has decidido hacer dueño
puesto que, de cualquier modo,
siempre guardas para mí.


autor desconocido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario