6 abr. 2011

El juego de la Vida.!!

La vida si no es un juego
es una pura mentira,
la verdad es carta blanca
y de utilidad vacía.
.oOo.

La vida toda es un juego,
de faroles y de trampas
y en el tapete del mundo
hacemos nuestras jugadas,
el nacer es el comienzo
y el reparto de las cartas
y el final de la partida. . .
la repuesta está bien clara.

“Y comenzamos el juego:
y a esperar a ver que pasa”

Con los naipes que nos toque
la partida hay que ganarla,
cada cual juega la suya,
con su astucia y su artimaña,
y con la suerte a favor,
se van consiguiendo bazas,
pero también en segundos
el azar te da la espalda.

La suerte, siempre la suerte
y la astucia siempre al habla,
ni un descuido de piedad,
que la blandura se paga,
siempre con naipes de Judas,
cartas ladinas marcadas.

Con las espadas y el oro
siempre se ganan batallas
y en las copas nos bebemos
tragos de manos frustradas:
palo de pobreza el basto,
naipe siempre en la desgracia
desde iniciar la partida
hasta que el dolor te mata
y así muchos jugadores
llenos de miseria danzan
buscando a gritos justicia
en honestidades vanas.

Pero todos, todos, todos,
buscamos nuestras ganancias,
porque la vida, señores,
sin fortuna nunca es nada
y hay que darle su sabor
para poder soportarla.

La vida es muy conflictiva
con más reveses que gangas
y pierdes si mal te va
hasta la misma esperanza.

Las mentiras siempre en pie
de verdades disfrazadas
y desdichado de aquel
que no apueste con ventaja.

Nunca las buenas partidas
podrán ser eternizadas
ya que al final se termina
en las tinieblas lejanas,
cuando se remata el juego
y se rompe la baraja.

La vida sólo es un juego
breve y con muchas trampas
y hay que sentarse en la mesa
con las uñas afiladas
y arañar donde se pueda
para sacarle tajada.

Lo demás todo es mentira,
una verdadera farsa,
donde serás siempre víctima. . .
si no sabes bien jugarla.


.oOo.

Manuel Cornejo González

2 comentarios:

  1. Precioso poema el que nos presenta hoy Sr DonJucal....me ha gustado mucho...da que pensar...para variar!
    Un gran abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Cuanto hay de cierto en este poema, a veces unos comienzan con mejores cartas que otros , pero todos hemos visto alguna vez a esa persona que tenía las mejores cartas, jugar una pésima partida o al que no las tenía tan buenas, ganarla.

    "El destino mezcla las cartas, y nosotros las jugamos". (Arthur Schopenhauer)

    Un saludo

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario