7 jul. 2014

Juego de Lobos

En la oscuridad de la noche,en lo recóndito del bosque, donde nadie puede llegar, ni siquiera en mis peores pesadillas, son letras que nacen…
suspiros que hieren. En la noche, aullidos de lobos,
merecen, a la Luna, el lamento de la distancia. Mientras
nadie puede… no, mientras la rabia se canaliza, y quieres,
unir todo aquello que te duele, y gritar. He puesto mis
cartas boca arriba, para que todos las puedan ver… aún así,
sorprenderte de lo que puedo llegar a ver, no es algo que
me llegue a merecer.
No tengo tiempo, para ahora volver… decidir dejar todo lo
que fui porque todos se fueron… y ahora, ver la ilógica a
seguir que todos quieren, y yo apenas logro ver. No es por
ser así, es, por mantener lo que soy, a pesar que tú no
puedas aguantar lo que es. Esto es uno. Uno que es capaz
de alzar el hocico y gritar… aún sabiendo, que jamás, la
podrá alcanzar. Por ello, deja el puto disfraz de lobo,
maldita oveja y ve con el maldito rebaño donde tienes
comida diaria, calor de la manada y un espacio controlado
para ser libre. Suerte que balar sea barato…

Dejad al lobo para lo que está hecho…

2 comentarios:

  1. Bellísimo relato con hermosa enseñanza!

    Un placer pasar por aquí!

    Saludos húmedos y azules desde mi playa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mi estimada algamarina, y el placer es mutuo, verla por mi orilla...
      Saludos y besos entre ecos de caracolas

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario