21 nov. 2011

Adaptación de un poema de Pablo Neruda!!

Llénate de mi..!!

"Llenate de mi"
Ansíame, agótame, viérteme, sacrifícame, pídeme, 
recógeme, contiéneme, poséeme, Señor.
Quiero ser de alguien, quiero ser tuyo, es tu hora.
Soy la que quiere pasar a sus 
pies bajo su mano.
Fugante, doliente, sumisa.
Presiento su hora.
La hora de que su mano cambie mi alma.
La hora de las ternuras que no derramó sobre mi, 
la hora de los silencios que no tienen palabras, tan solo 
gestos y obediencia.
Su hora, alba de adiestramiento y sesiones, 
que me nutre de angustias y aprendizaje.
Su hora, medianoche que no me fue solitaria.
Libérame de mí.Quiero liberar mi alma sumisa.
Soy esto que gime, esto que arde, esto que sufre, 
esto que suplica.
Sí, quiero ser esto.
Quisiera ser su sumisa, su esclava.
Ayúdeme a romper estas puertas inmensas.
Con sus manos en mis hombros de seda, que 
destierre estas barreras.
Crucificando y atando mi 
dolor, mi placer, mi entrega.
Quiero no tener límites y alzarme hacia Ud.
Mi corazón ya no debe callar ni hoy ni mañana.
Debe participar de lo que le toca,
debe ser de raices profundas, 
de alas que me hacerquen a 
ti, felizmente sumisa.
No puedo ser la que se 
entrega, la que se alza y que 
no vuelve,
No puedo ser esa sombra que 
se deshace, desbanece y pasa.
No, no puedo ser.
Entonces gritaría, lloraría, gemiría.
No puede ser, no puede ser.
Quién iba a guiar mis alas?
Quién iba a mostrarme el camino? sino Ud. Qué designio, qué, palabra de sus labios?
No puede ser, no puede ser.
Libértame de mi. Quiero soltar mi alma sumisa.
Porque Ud eres mi ruta. Fórjame en mi lucha viva,
en mi sumisión.
De mi pelea oscura contra mí misma.
Tienes de mi ese sello de avidez no saciada, de mi sumisión a Ud.
Desde que Ud mira a mis ojos estos son mas alegres.
Vamos juntos. Comencemos este camino juntos.
Ser, la ruta suya. Pase Amo. Déjeme seguirle.
Ansíame, agótame, viérteme, muestreme.
Haz tambalear los cercos de mis últimos límites.
Y que yo pueda, al fin, correr en pose sumisa hacia Ud.
Inundando esta alma como un río, que hierva mi sangre, mi deseo.
Atando estos nudos, Ah Señor, mío, estos nudos.
marcando,
quemando,
arrasando,
como una lava lo que existe, en mi alma sumisa.
Correr fuera de mi misma, perdidamente,
libre hacia tí, curiosamente libre.
Irme,
Señor mio, ir hacia Ud.

2 comentarios:

  1. Buenas noche señor DonJuncal ....es meravillioso ...Me quede sin palabra..Simplemente Maravillosa...
    Un abrazo dulce y felic semana...

    ResponderEliminar
  2. Buonanotte bella signorina. Me alegra que te haya gustado mi transformación del poema de Neruda.
    Un gran abrazo cariñoso, que tengas feliz semana también.
    DJ.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario