21 ene. 2013

A Ti mi Dama



!!! AQUÍ DESNUDO !!!


Si esta noche con cerrar los ojos pudiera acariciar tu piel… si susurrándole al viento que eres bella, te llegara… si soñar tocarte fuera real para ti… dormir, no sería problema para mí… pero tal vez la ausencia crea presencia en mi cabeza, y tu esencia se me tiene preso, en parpadeos que poco a poco me hunden en pensamientos… porque al abrir los ojos te das cuenta… que no estás aquí cerca… y el problema es que no sabes donde buscar más paciencia… y resistencia a lo que sientes, y necesitas sentir…

Besar tu piel no sería problema… si con ello, perdiera la visión de todo aquello más allá de tus fronteras… mirar tus ojos, no sería vergüenza, si con ello ves que no hay nada que esconda en esta guerra… armas se muestran, cuerpos desnudos enseñan… heridas de guerra existen en corazones que se desnudan con miedo… corazas caen, y te encuentras al descubierto…

He aquí yo desnudo de piel y corazón… he ahí tú, flecha en mano…


14 ene. 2013

Caballero de tus sueños




Eres aquel ser  que una vez se apareció en mis sueños,
un  caballero de la noche, lleno de misterio.
Que ronda en los reflejos de mi espejo,
ese espejo que ha visto la sal triste que ha brotado de mi alma.

Una luna nos separa,
Una esencia nos une,
Mientras yo duermo, vigilas mis sueños ,
Eres Ángel caído que invades mis sentidos.

Pero…..  Rodeada de estos pensamientos,,  que giran en la oscuridad de la noche al cerrar mis ojos desvalidos,  Y que recorren lentamente cada espacio de  mi cuerpo húmedo me pregunto:

Quien eres tú para  introducirte en mis más libidos sueños??
Quien eres tú para lograr despertar mis más ardientes deseos??
Quien eres tú, que desde tan lejos, puedes despertar estos sentimientos??

Eres el caballero de la noche,  dueño de la oscuridad.
Eres el Lado Oscuro de  mi Luna, que te sigue con curiosidad.
Eres  ese  Vampiro que soñé  lleno de sed que seduce a su presa con astucia, hasta que esta cae y te ofrece a voluntad en tus manos la vida a la que renuncia.

Eres la manzana prohibida que deseo morder,
sin importar que me exoneren del paraíso,
El chocolate derretido que deseo lamer,
sobre ese cuerpo cálido que deseo tener.

Eres el caballero de la noche.
Eres un tatuaje a medio cuerpo, a media luz, a media sombra,
Una mordida en el cuello, fuerte, sublime, dolorosa y  sensual,
Un atuendo negro con el que caminas por el espacio sideral,
Con el que cruzas el sol y la luna en un eclipse celestial.

Eres mi caballero de la noche,,
Con el que quiero tomar el don oscuro,
Eres mi caballero de la noche,,
y aunque la distancia sea grande, El tiempo se detiene un segundo,
En ese segundo Atravesamos el mundo,
y somos solo tú y yo, conjugando nuestros versos en un sublime sueño.

11 ene. 2013

Maria Dolores Pradera y Miguel Poveda Fina Estampa




Gracias isabel SD  me ha encantado la canción con María Dolores Pradera y Miguel Poveda...
Aquì la subo a mi Blog...
Besos respetuosos y gracias una vez más por tu hermoso regalo.

7 ene. 2013

Esclava de su Amor !!





Soy una pobre esclava de su grandeza,
dejando sus huellas en cada centímetro de mi piel,
Cuando su mandato me lo exiges,
recorro con mi lengua
cada parte de su cuerpo, que es mío,
como lo es el mio totalmente suyo,
para ser desgarrado por sus caricias, lentamente,
haciéndome el amor hasta agotarse
quedándome empapada de su esperma y sudor.



5 ene. 2013

" LOS REYES MAGOS "

Papá llegó a casa y se sentó con su hija para escuchar como le fue el día. La niña un poco triste, en voz baja y misteriosa le preguntó: ¿Existen los Reyes Magos?



- ¿Papa?

- Sí, hija, cuéntame.

- Oye, quiero... que me digas la verdad.

- Claro, hija. Siempre te la digo, respondió el padre un poco sorprendido.

- Es que... titubeó Cristina.

- Dime, hija, dime.

- Papá, ¿existen los Reyes Magos?

El padre de Cristina se quedó mudo, miró a su mujer, intentando descubrir el origen de aquella pregunta, pero sólo pudo ver un rostro tan sorprendido como el suyo que le miraba igualmente.

- Las niñas dicen que son los padres. ¿Es verdad?

La nueva pregunta de Cristina le obligó a volver la mirada hacia la niña y tragando saliva le dijo:
- ¿Y tú qué crees, hija?

- Yo no se, papá: que sí y que no. Por un lado me parece que sí que existen porque tú no me engañas; pero, como las niñas dicen eso.

- Mira, hija, efectivamente son los padres los que ponen los regalos pero...

- ¿Entonces es verdad?, cortó la niña con los ojos humedecidos. ¡Me habéis engañado!

- No, mira, nunca te hemos engañado porque los Reyes Magos sí que existen, respondió el padre cogiendo con sus dos manos la cara de Cristina.

- Entonces no lo entiendo. Papá.

- Siéntate, cariño, y escucha esta historia que te voy a contar porque ya ha llegado la hora de que puedas comprenderla -dijo el padre, mientras señalaba con la mano el asiento a su lado.

Cristina se sentó entre sus padres ansiosa de escuchar cualquier cosa que le sacase de su duda, y su padre se dispuso a narrar lo que para él debió de ser la verdadera historia de los Reyes Magos:

- Cuando el Niño Dios nació, tres Reyes que venían de Oriente guiados por una gran estrella se acercaron al Portal para adorarle. Le llevaron regalos en prueba de amor y respeto, y el Niño se puso tan contento y parecía tan feliz que el más anciano de los Reyes, Melchor, dijo:

- ¡Es maravilloso ver tan feliz a un niño! Deberíamos llevar regalos a todos los niños del mundo y ver lo felices que serían.

- ¡Oh, sí! -exclamó Gaspar-. Es una buena idea, pero es muy difícil de hacer. No seremos capaces de poder llevar regalos a tantos millones de niños como hay en el mundo.

Baltasar, el tercero de los Reyes, que estaba escuchando a sus dos compañeros con cara de alegría, comentó:
- Es verdad que sería fantástico, pero Gaspar tiene razón y, aunque somos magos, ya somos ancianos y nos resultaría muy difícil poder recorrer el mundo entero entregando regalos a todos los niños. Pero sería tan bonito.

Los tres Reyes se pusieron muy tristes al pensar que no podrían realizar su deseo. Y el Niño Jesús, que desde su pobre cunita parecía escucharles muy atento, sonrió y la voz de Dios se escuchó en el Portal:
- Sois muy buenos, queridos Reyes, y os agradezco vuestros regalos. Voy a ayudaros a realizar vuestro hermoso deseo. Decidme: ¿qué necesitáis para poder llevar regalos a todos los niños?

- ¡Oh, Señor! -dijeron los tres Reyes postrándose de rodillas. Necesitaríamos millones y millones de pajes, casi uno para cada niño que pudieran llevar al mismo tiempo a cada casa nuestros regalos, pero. no podemos tener tantos pajes., no existen tantos.

- No os preocupéis por eso -dijo Dios-. Yo os voy a dar, no uno sino dos pajes para cada niño que hay en el mundo.

- ¡Sería fantástico! Pero, ¿cómo es posible? -dijeron a la vez los tres Reyes con cara de sorpresa y admiración.

- Decidme, ¿no es verdad que los pajes que os gustaría tener deben querer mucho a los niños? -preguntó Dios.

- Sí, claro, eso es fundamental, asistieron los tres Reyes.

- Y, ¿verdad que esos pajes deberían conocer muy bien los deseos de los niños?

- Sí, sí. Eso es lo que exigiríamos a un paje, respondieron cada vez más entusiasmados los tres.

- Pues decidme, queridos Reyes: ¿hay alguien que quiera más a los niños y los conozca mejor que sus propios padres?

Los tres Reyes se miraron asintiendo y empezando a comprender lo que Dios estaba planeando, cuando la voz de nuevo se volvió a oír:

- Puesto que así lo habéis querido y para que en nombre de los Tres Reyes de Oriente todos los niños del mundo reciban algunos regalos, YO, ordeno que en Navidad, conmemorando estos momentos, todos los padres se conviertan en vuestros pajes, y que en vuestro nombre, y de vuestra parte regalen a sus hijos los regalos que deseen.

También ordeno que, mientras los niños sean pequeños, la entrega de regalos se haga como si la hicieran los propios Reyes Magos. Pero cuando los niños sean suficientemente mayores para entender esto, los padres les contarán esta historia y a partir de entonces, en todas las Navidades, los niños harán también regalos a sus padres en prueba de cariño. Y, alrededor del Belén, recordarán que gracias a los Tres Reyes Magos todos son más felices.

Cuando el padre de Cristina hubo terminado de contar esta historia, la niña se levantó y dando un beso a sus padres dijo:
- Ahora sí que lo entiendo todo papá. Y estoy muy contenta de saber que me queréis y que no me habéis engañado.

Y corriendo, se dirigió a su cuarto, regresando con su hucha en la mano mientras decía:
- No sé si tendré bastante para compraros algún regalo, pero para el año que viene ya guardaré más dinero.

Pd.: En nuestro interior siempre llevamos a ese niño que un día creció y se convirtió en papa, pero en días como este, vuelve ese niño, esa ilusión por ver que le habrían traído los reyes, su rey preferido.. ese sin dormir por los nervios, ahora que eres mayor en la ilusión de tu hijo, esa carita de sorpresa abriendo los paquetes, ese es el verdadero significado del día de Reyes, "LA ILUSIÓN" y la "FELICIDAD" de un niño.
Así que esta noche todos convertidos en niños a dormir prontito, ehhh que sino pasarán de largo los Reyes y sólo dejarán carbón....